Uruguay puede convertirse en puerta de China a un mercado ampliado al resto de América del Sur.

En lo que fue su primera impresión poco después del encuentro en Beijing entre Vázquez y Xi, Carámbula destacó la importancia de los convenios alcanzados, en particular la asociación estratégica entre Uruguay y China, que implica pasar de una relación bilateral a una forma de trabajo que implica planificar en conjunto y ver niveles de complementariedad entre ambas economías.

El Presidente Vázquez planteó la posibilidad de comenzar a trabajar para llegar a 2018 a la firma de un tratado de libre comercio con China, lo cual fue bien recibido por las autoridades de ese país, agregó el secretario ejecutivo del Instituto Uruguay XXI.

Se logró el compromiso de comenzar a trabajar, lo cual implicará una intensa labor de las cancillerías y de los organismos del Estado. “La mesa está servida”, enfatizó Carámbula en comunicación telefónica desde Beijing con el programa “En Perspectiva” de Radio Oriental.

Ahora hay responsabilidad de ambas partes para generar las condiciones y los pasos concretos. Este es un camino que comienza. Desde lo simbólico y los acuerdos este encuentro fue muy auspicioso”, aseguró.

Consultado por los plazos fijados en esta etapa, dijo que le parecen los correctos, con la salvedad de ajustarlos sobre la marcha si se entiende necesario, en función de alguna dificultad o prolongación en los trabajos.

En cuanto al interés de China en Uruguay, Carámbula explicó que Uruguay, con 3,3 millones de habitantes, puede producir alimentos de calidad para 50 millones de personas, con foco en la seguridad alimentaria, un dato clave para una nación de la importancia del gigante asiático donde surge una nueva clase media.

“Los países de América Latina en general ofrecen posibilidades para que China se inserte en sus cadenas de valor de Uruguay mediante inversiones y la facilidad para otorgar servicios. De esta manera es posible trabajar en complementariedad. Ahí hay un interés”, dijo.

“Uruguay puede ser la puerta de entrada a un mercado más ampliado que incluya al Mercosur (Mercado Común del Sur) y a otros países de América del Sur, y también los tratados bilaterales de libre comercio que Uruguay tiene con México y Chile”, sostuvo.

Sobre la captación de inversores para implementar el Plan Estratégico de Infraestructura por 12.500 millones de dólares, Carámbula dijo que el tema estuvo presente en todas las reuniones, tanto con empresarios como con gobierno y recordó que a partir de los acuerdos con la empresa de celulosa UPM necesariamente habrá que complementar esas inversiones. Este Plan incluye vías férreas, carreteras, viviendas, hospitales, centros educativos y mejor infraestructura portuaria

En ese contexto, indicó que China es el principal socio comercial en materia de bienes de Uruguay, con 20 % de lo que produce con destino a ese país, que equivale a más de 2.000 millones de dólares.

“El 85 % de esas exportaciones se concentran en la soja, la celulosa y la carne. El gran debe que aún tiene Uruguay es lograr que China realice inversiones importantes en Uruguay, teniendo en cuenta que en otros países de la región lo hizo, y que es el país que emite más inversión hacia el mundo”, puntualizó.

Aclaró que Uruguay mantiene para China la línea de inversión que se planteó en el Plan Estratégico de Infraestructura, pero de todas formas se está abierto a buscar otro tipo de acuerdos que faciliten la llegada de esos capitales al país.

En el marco de la audiencia entre los mandatarios, se firmaron acuerdos entre los que se destacan las áreas agropecuaria, forestal, tecnologías, energías y deporte.

También se anunció que los ciudadanos chinos podrán ingresar a Uruguay si tienen visa otorgada por Estados Unidos y por países europeos, lo cual Carámbula entiende es una muy
buena noticia para el turismo y para los negocios.

Por otra parte, el ejecutivo de Uruguay XXI se congratuló por los avances que el sector privado alcanzó en sus negocios. “Hay mucha conformidad con respecto a la recepción de las empresas y al nivel de la ronda de negocios”, dijo.

Sobre lo que será la Cumbre China-América Latina y el Caribe a realizarse en 2017 en Punta del
Este, Carámbula explicó que incluirá seminarios e intercambios entre agencias de cooperación, entre otras instancias.

Fue un primer paso importante haber logrado que esta cumbre empresaria se realice en Uruguay. El segundo es que procurar que lleguen empresas importantes al país, no solo de China sino también del resto de la región. “Ahora comienza la etapa de promoción y organización, que será ardua pero vale la pena”, aseguró.

Un punto alto de la misión fue el fútbol, al que el director de Uruguay XXI considera una herramienta que se debe utilizar más dado que abre muchas puertas.

“No hubo reunión en la que no estuviera presente el fútbol. Los chinos lo tienen muy presente en su vida cotidiana, con una rivalidad fuerte entre sur y norte”, sostuvo. En ese contexto, se firmaron acuerdos de cooperación y de intercambio de jugadores jóvenes y técnicos.

Publicidad ADAU