Uruguay apuesta a incrementar sus acuerdos comerciales y mejorar la transparencia fiscal.

"Sostener e intensificar el ciclo del desarrollo económico y social que atraviesa el país desde hace catorce años, en el cual el crecimiento y la inclusión social son los pilares, es fundamental para el país", dijo Pablo Ferreri en su ponencia de este martes en un desayuno de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas (ACDE).

En ese sentido, repasó el conjunto de políticas públicas para apoyar la inversión, la innovación y la productividad, y consideró que se fortalecen con un sistema de inserción internacional que le permite al país captar inversiones productivas y colocar sus exportaciones.

Destacó los estímulos a las inversiones dirigidos a empresarios locales y extranjeros; las exoneraciones impositivas a las industrias, como en el caso del turismo y la realización de eventos internacionales; la promoción de la construcción de gran dimensión, con medidas nacionales y departamentales, como los incentivos a la construcción de estacionamientos o la ampliación de servicios en zona franca.

Destacó la inminente aprobación en el Parlamento del sistema nacional de transformación productiva y competitividad, que busca una coordinación interinstitucional efectiva, y resaltó el incremento de proyectos de inversión presentados por las pymes ante la Comisión de Aplicación de Ley de Inversiones.

Los nuevos programas que lanzará en estos meses la Agencia Nacional de Desarrollo (ANDE) focalizados al apoyo de las pequeñas y medianas empresas o la potenciación promovida por la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) fueron otros aspectos que destacó.

Con respecto a la ANII, recordó la importancia de impulsar la educación en el exterior y el aumento del número de uruguayos que realizan posgrados en diferentes países, que varió de 15 a 200, en los últimos quince años.

Según recordó, la agenda digital de AGESIC 2020 contendrá objetivos concretos relacionados con la inclusión social, el desarrollo y la equidad, como llegar al 90 % de los hogares y empresas con banda ancha mediante la conexión de Antel con el cable submarino o ampliar la trazabilidad actual que tiene el ganado a tres nuevas actividades.

Otro aspecto al que se refirió entre las acciones del Gobierno es la mejora de la “burocracia” mediante el gobierno electrónico, la reforma tributaria, de la Dirección Nacional de Aduanas, de Catastro, proyectos vinculados a la factura electrónica, al recibo de sueldo electrónico o a la planilla unificada del Banco de Previsión Social y el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.

Inserción internacional depende de cumplimiento de los más exigentes estándares de transparencia
El subsecretario explicó que la inserción internacional del país tiene relación con la generación de mejores acuerdos comerciales y de una mejor reputación del país en el exterior, lo cual incluye el cumplimiento de los más altos estándares, en especial en lo relacionado a la transparencia.

Destacó la mejora de Uruguay en los últimos años en la materia, que lo llevará a ser sede en uno o dos años el Foro Global de Transparencia de la OCDE, uno de los más importantes del mundo. Al respecto destacó que en 2016 el país adhirió a la Convención Multilateral de la OCDE, y en el año 2018 comenzará a intercambiar información automática y un año después será evaluado en la fase 3. “Para esto, Uruguay debe trabajar y prepararse”, dijo.

En ese sentido, Ferreri mencionó la Ley de Transparencia Fiscal que es analizada por el Parlamento y que habilita al intercambio automático de información vinculada a los saldos de cuentas bancarias y promedio anual; a la posibilidad de identificar al beneficiario final de las sociedades anónimas; al desincentivo, mediante el uso de un mayor gravamen al uso de sociedades en “paraísos fiscales”. También valoró que se premie a quienes opten por la transparencia y transfieran antes de julio del 2017 sus activos desde esos “paraísos fiscales” hacia sociedades uruguayas.

Otro capítulo que consideró clave para la inserción son los acuerdos comerciales que logre el país para colocar sus exportaciones en un mercado diversificado. Actualmente, solo el 31 % de las exportaciones uruguayas se realizan al amparo de algún acuerdo comercial y este porcentaje debe incrementarse sin ninguna duda, afirmó Ferreri.

Uruguay mejoró diez puestos en el año 2016 en lo relacionado al pago de impuestos; se ubica en el tercer lugar de América Latina con un nivel más bajo que el resto de la región en cuanto a los tiempos destinados a los pagos y a sus cifras.

Ferreri hizo referencia a los permisos de construcción, entre los cuales incluyó como hecho destacable la disminución de los permisos de habilitación de Bomberos a seis meses, aspecto que valoró como clave para que el país genere un clima de negocios. En cuanto al comercio transfronterizo, comentó que se viene trabajando de forma insterinstitucional en la modernización de la inclusión de datos en los formularios.

En los próximos meses se renovará el contrato de concesión con la Corporación Vial del Uruguay. También mencionó que se continuarán adjudicando obras mediante participación pública privada, están proyectadas obras en energía para 2017 por aproximadamente 1.200 millones de dólares, en especial relacionadas con la energías eólica y solar, para completar el cambio total de la matriz energética.

Publicidad ADAU